sábado, 17 de septiembre de 2016

Cascadas del Caldarés desde el Balneario de Panticosa

Para despedir las vacaciones de verano ponemos rumbo al Pirineo, más concretamente al Valle de Tena, donde vamos a ver las cascadas del río Caldarés, una ruta sencilla y muy agradecida; además, con las precipitaciones del día anterior, las cascadas bastante bonitas.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fecha: 10 de Septiembre de 2.016
Duración: 00:00 h - Balneario de Panticosa - Ibón de los Baños
00:05 h - Inicio subida por la GR-11
00:20 h - Mirador de la Reina
00:25 h - Estrechamiento río Caldarés
00:55 h - Llano de Bozuelo
00:57 h - Conexión con el Camino de los Machos
01:05 h - Charca
01:10 h - 1er paso junto a la tubería
01:35 h - Mirador de la cascada del Pino
01:55 h - Balneario de Panticosa
Desnivel: 386 metros y los mismos en descenso (casi la mitad de ellos en pequeñas subidas y bajadas en los llaneos).
Longitud: 4,2 kilometros en total (ida y vuelta).
Ruta: Balneario de Panticosa - Ibón de los Baños - Casa de Piedra - Río Caldarés - Llano de Bozuelo - Camino de los Machos - Cascada del Pino - Balneario de Panticosa.
Dificultad: Fácil. Ruta sin ninguna dificultad destacable y muy bonita.


Powered by Wikiloc
Acceso: Desde Zaragoza tomamos la  A-23  hasta Sabiñánigo, allí nos desviamos a Biescas por la  N-260 , y justo tras pasar esta población seguimos hacia Sallent por la  A-136 . Un poco antes de entrar en Escarrilla, nos desviamos a Panticosa por la  A-2606  y luego continuamos hasta el Balneario (ojo en invierno); aparcar en la explanada de tierra junto al ibón.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nuestra ruta de hoy comienza en el Balneario de Panticosa (1.637 m). Aparcaremos en una gran explanada de tierra junto al Ibón de los Baños, antes de ir hacia el comienzo del sendero, nos asomamos a verlo. Es la imagen más típica de este lugar.



Tras hacer unas fotos nos dirigimos a la Casa de Piedra, que está en el otro extremo del Balneario. De camino cruzamos el Caldarés y nos tranquilizamos al ver que no lleva mal caudal y, por lo tanto, podremos disfrutar de las cascadas.



Tras un par de minutos llegamos a la histórica Casa de Piedra, un refugio de montaña de la FAM que es de lo poco "antiguo" que se conserva en este lugar que ahora ocupan modernos edificios.


Nos iremos a su parte trasera y giraremos a la derecha (sur), tras unos metros encontraremos el inicio del sendero, que coincide con la GR-11. Un cartel hacia el Glaciar del Infierno y unos paneles explicativos señalan este punto.


Desde aquí ya vemos la zona de Brazato y los Forátulas.


El sendero empieza a ganar altura desde el principio y tiene una pendiente no suave pero si bastante cómoda. Había leído algún comentario acerca de la dureza de este tramo, a mí personalmente se me hizo muy ameno y no me cansé nada, pero eso ya depende de cada uno.


A los pocos metros de comenzar el sendero se torna bastante agreste, mucha piedra y firme algo irregular; pero en general se sube bastante bien.


 A los 10 minutos de marcha (a un ritmo muy tranquilo) pasaremos junto a esta pequeña caseta. En este punto si nos alejamos unos metros del sendero podremos contemplar (a esta hora con el contraluz bastante mal) la cascada del Pino; a la vuelta la veremos mejor desde el otro lado.



 Cuando llevamos 15 minutos de marcha llegamos al Mirador de la Reina (1.720 m). Excelentes vistas hacia el Balneario de Panticosa y los picos del entorno.





Tras una pequeña parada, reanudamos la marcha y a los pocos metros llegamos a una bifurcación: a la derecha iríamos a un puente que cruza el río; a la izquierda seguimos hacia Bachimaña (GR-11), nosotros elegiremos esta segunda opción.


Pasada la bifurcación entraremos en un tramo de helechos donde el sendero se bifurca varias veces, así que atentos a las marcas. Nosotros nos "embarcamos" una vez, saliendo a los pocos metros a un rellano con muy buenas vistas; allí reconocimos el error y retrocedimos unos metros para coger el camino bueno.



Ahora el sendero se mete por un estrechamiento del río Caldarés, preparad las cámaras porque este es el tramo más bonito de toda la ruta.


El terreno se vuelve más rocoso y encontraremos algunos pasamanos que no hacen más que dar seguridad a los más miedosos, se puede pasar con las manos en los bolsillos.


Inmediatamente después y tras 25 minutos de marcha llegamos a la primera cascada. Preciosa y encajonada entre dos grandes bloques de piedra, cae en una gran poza.



Pasada la cascada el sendero continua junto a un barranco seco, imagino que con agua tras fuertes lluvias y en época de deshielo.


El sendero traza una zeta para seguir ganando altura y se vuelve a acercar al río, pasando junto a la segunda cascada. Esta es más alta que la primera.



Bonitas vistas hacia el balneario.


Curiosas formas en esta piedra, imagino que estarán hechas por la erosión del agua.


Nos quedaríamos viendo las cascadas todo el día pero hay continuar, la GR-11 sigue bien marcada y, en los tramos donde no hay sendero, perfectamente indicada con marcas e hitos.



Superado un corto repecho llegamos a una zona donde ya se intuye delante nuestro el llano de Bozuelo.


Pero antes de llegar a él pasaremos junto a una tercera cascada. Quizás no tan espectacular como las otras pero igualmente bonita.



Y tras 50 minutos de marcha llegamos al llano de Bozuelo (1.860 m). Hoy lo encontramos muy seco debido a la falta de lluvia.


Nos desviaremos unos metros del sendero principal para acercarnos a una pequeña cascada que cae en una poza, buen sitio para darse un chapuzón (hoy no).



Cuando estoy sacando unas fotos al lugar mi padre me llama con sigilo y me señala un gran roca donde hay un sarrio, bonita estampa. Por aquí esperaba encontrarme de todo menos sarrios (no hemos madrugado y hay mucha gente).



Tras esta grata sorpresa volvemos al sendero principal y buscamos un lugar donde comer algo. Decidimos que lo mejor es ir junto al río, así que tras una exhaustiva búsqueda nos aplicamos con el almuerzo.



Tras un buen almuerzo, recogemos todo en las mochilas y continuamos con la ruta. Ahora nos desviaremos del sendero principal (GR-11, que sigue hacia Bachimaña) para buscar un puente que cruza el río.




Tras cruzarlo seguimos por un sendero pedregoso pero bien marcado llamado el camino de los Machos. Los primeros metros llanea e incluso gana algo de desnivel pero, en general, desde aquí hasta el balneario será todo bajada.



El sendero toma dirección suroeste y nos lleva por una zona de pequeñas praderas salpicadas por pinos negros y rodeadas de grandes bloques de piedra. Que contraste, ahora vamos solos y la GR-11 estaba llena de gente.



Tras algo menos de 10 minutos desde que reanudamos la marcha, pasamos junto a esta pequeña charca, hoy está seca.


A continuación el sendero se bifurca, seguiremos recto y no nos desviaremos a la derecha.


Si hemos tomado el sendero correcto en un par de minutos pasaremos sobre la tubería, a lo largo del descenso la cruzaremos un par de veces más.


Vistazo atrás, esta foto me recuerda a lugares como los Cárpatos.


Ya cruzada la tubería el sendero continua descendiendo suavemente mientras va trazando largas zetas por la ladera.


Recomiendo asomarse a los pequeños rellanos que surgen junto al sendero y que son espectaculares miradores del entrono.



Tras una gran zeta nos volvemos a encontrar con la tubería, segunda vez que la cruzamos y todavía queda una.


Ahora el sendero irá tomando dirección Oeste para acercarse al río Caldarés.



Tras algo más de 40 minutos desde el llano de Bozuelo llegamos a este cruce de caminos, perfectamente marcado por un poste. Nosotros seguimos hacia el Balneario, hemos venido por el camino de los Machos.



 En menos de 5 minutos desde el poste, cuando veamos de nuevo la tubería, debemos estar atentos puesto que a la derecha (según se baja) está el desvío al mirador de la cascada del Pino.



En 1 minuto llegamos al mirador, la cascada del Pino se nos muestra espectacular y la vemos mucho mejor que desde el camino de ida. Medirá unos 30 metros de altura.



Tras ver la cascada volvemos al sendero y continuamos descendiendo, a los pocos metros cruzaremos por última vez la tubería.


Unos metros más adelante pasaremos junto a este para-aludes. Aquí encontramos a las únicas personas que veríamos en todo el descenso.


Inmediatamente después llegaremos a este poste, nosotros nos iremos por el sendero no señalizado que desciende.



 En este pequeño tramo vamos por la GR-11 que sube hacia Brazato, solo que nosotros vamos a la inversa, es decir, descendemos hacia el Balneario.


Tras un corto tramo de pista ya estamos llegando a las edificaciones del balneario.


Finalmente llegamos de nuevo al Balneario de Panticosa por la escalinata junto al barranco de Brazato. El descenso nos ha costado 1 hora, cerrando la ruta en 1 hora y 55 minutos.




Foto de despedida con los tresmiles, mil cuatrocientos metros por encima del Ibón de los Baños.


Espero que os haya gustado.
¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada