viernes, 22 de septiembre de 2017

Ibones de Anayet desde el Corral de las Mulas

Los ibones de Anayet son uno de los lugares más emblemáticos y concurridos del Valle de Tena, y, aunque he estado en el Anayet, aquella ocasión subí por la Canal Roya y ahora accederemos a los ibones por la zona de Formigal, que es el acceso más habitual. La llegada a los ibones nos proporcionará la espectacular imagen del Anayet reflejado en las aguas.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fecha: 16 de Septiembre de 2.017
Duración: 00:00 h - Corral de las Mulas
00:30 h - Instalaciones de Anayet
00:40 h - El sendero se pega al Barranco de Culivillas
01:45 h - Ibones de Anayet
Desnivel: 676 metros acumulados en ascenso. Los mismos en descenso.
Longitud: 10,75 km. en total.
Itinerario: Corral de las Mulas - Carretera a Anayet Formigal - Instalaciones Anayet - Barranco de Culivillas - Llanos e ibones de Anayet. Regreso por la misma ruta.
Dificultad: Fácil. Ruta bien marcado y sin dificultades técnicas.


Powered by Wikiloc
El track se volvió un poco loco y además se paró al poco de inicar el regreso. Fijarse en los datos especificados en la descripción del blog y no en los del GPS de Wikiloc.


Acceso: Desde Zaragoza tomamos la  A-23  hasta Sabiñánigo, desde allí  N-260  hasta Biescas para continuar desde allí por la  A-136  , pasar Formigal y aparcar junto al acceso a Anayet (Corral de las Mulas). En verano está cerrado, en invierno podremos llegar hasta las instalaciones homónimas.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Aparcamos el coche en el corral de las Mulas (1.620 m). Además de la pancarta de Anayet nos reciben unos más que frescos 6 grados, y con viento. Hoy las fotos las hago con el móvil ya que me he dejado la cámara en Zaragoza...


Nos calzamos, nos abrigamos bien y comenzamos la marcha. Cruzamos la valla por el paso para excursionistas y seguimos la carretera que nos llevará a las instalaciones de la estación de esquí.


Los primeros kilómetros por el asfalto vienen bien para calentar las piernas, y más en días como hoy. Serán unos 2 kilómetros en los que ganaremos más de 100 metros de desnivel. Vimos gran cantidad de ganado: vacas, caballos e incluso un burro.




Tras 30 minutos llegamos a las instalaciones de la estación de esquí de Formigal, más concretamente a la zona de Anayet (1.750 m). En invierno se sube con el coche hasta aquí, contrasta la masificación de esos meses con la relativa tranquilidad de estas fechas.


Abandonamos los dominios de la estación y buscamos los postes de la GR-11 que nos llevarán a los ibones. Al fondo el pico Culivillas, donde resiste la helada de la noche pasada.




La estación queda ya atrás y al fondo picos bastante conocidos de esta zona del valle de Tena.


Pero nosotros seguimos a lo nuestro siguiendo el marcadísimo sendero que progresa junto al barranco de Culivillas ganando altura poco a poco.



Unos metros más adelante el barranco toma dirección Oeste, y nosotros también ya que el sendero no se separará de él hasta llegar a los ibones.




Vistazo atrás, las laderas por las que bajamos esquiando en invierno. A la izquierda el pico Campo de Troya (curioso nombre).


Ahora el terreno toma algo más de pendiente (sin más) y atravesaremos una pequeña zona rocosa que hoy se presentaba algo incómoda.



Vamos ganando altura. La pendiente va variando continuamente, encontraremos pequeños llanos y algunos repechos suaves.


Sobre la cota 1.900 entramos en una zona más cerrada bajo los murallones de la punta de la Garganta, que queda a nuestra derecha. Parece alta pero la superaremos en altura.



Tras un pequeño repecho la pendiente vuelve a suavizar. Al fondo intuimos la zona donde se ubican los ibones, pero para llegar aun queda.



Vistazo atrás, asomas los Infiernos con su singular marmolera.


Y frente a nosotros llama la atención una curiosa punta en mitad del vallecito que rápidamente dejaremos atrás. Estamos a 2.000 metros y llevamos 1 hora y 5 minutos de marcha.



Con cada vez más frecuencia vamos observando los restos de la helada.


Tras atravesar un pequeño llano el vallecito vuelve a tomar inclinación y comenzamos la subida final al llano de los ibones. La subida es perfectamente asumible y muy cómoda.


Remontando el valle, vistazo atrás: la Punta de la Garganta queda atrás y sobre ella algunos tresmiles.


Seguimos, en este último tramo dimos caza a algunos grupos que habían salido antes que nosotros, y eso que no fuimos especialmente ligeros. 


El sendero traza algunas zetas cerca de la cascada que forma el barranco, aunque mi padre sigue con su proceso de recuperación después de una operación de rodilla y va poco a poco yo decido arrancar hacia arriba ya que me encuentro muy bien y me gusta machacarme algo más, cosas de juventud.



Superado el repecho final la pendiente cede y aprovecho para hacer una foto del vallecito por el que hemos subido y el entorno, finalmente hemos dejado la Punta de la Garganta queda bastante abajo.



Y tras esperar a mi padre y charrar con un simpático grupo de montañeras seguimos hacia los ibones, solo quedan unos metros.


Aparece el Anayet.


Y llegamos a los ibones de Anayet (2.230 m), que se ubican en unos amplios llanos bajo el pico Anayet. Antes eran tres ibones, actualmente solo quedan dos. Nos ha costado 1 hora y 45 minutos a ritmo suave.



Bajamos a la orilla del ibón, el Anayet se refleja en las aguas. Tras pensar si podríamos continuar hacia el Vértice decidimos dejarlo para otro día ya que anuncian lluvias para dentro de un rato.





Tras comer lo justo camino un poco junto al ibón buscando nuevas vistas. Las cumbres más altas presentan una ligera espolvoreada.




Vuelvo con mi padre y tras recordar mi ascensión al Anayet por la Canal Roya del año pasado nos despedimos del resto de grupos e iniciamos el descenso. Cerca de la zona de Anayet (55 minutos desde los ibones) saco esta foto hacia el Arroyeras, ¡hasta otra!



Finalmente y tras el pesado tramo por la carretera llegamos al corral de las Mulas tras 1 hora y 15 minutos de descenso, poniendo punto y final a la ruta de hoy cuando las nubes ya cubren toda la zona, las primeras gotas nos cogerían en Búbal.


Por último deciros que para mí comienza un año duro en los estudios: 2º de Bachiller es un curso complicado y aunque haré alguna excursión cuando pueda ya os comunico que no serán tan seguidas como en verano. ¡Un saludo!.


jueves, 7 de septiembre de 2017

Bacún Norte (2.195 m) por el refugio de la Espata y Piecervera

Bonita excursión al Bacún Norte siguiendo una ruta muy poco frecuentada con unas vistas buenísimas hacia el macizo de Collarada. Ideal para días donde no se disponga de mucho tiempo o la meteorología no este del todo clara por el Norte.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fecha: 23 de Julio de 2.017
Duración: 00:00 h - Aparcamiento de la Fuente del Paco
01:00 h - Refugio de la Espata
01:30 h - Lomo de Piecervera
02:20 h - Lomo divisorio
02:25 h - Cima Bacún Norte
02:40 h - Collado Bacún
03:15 h - Refugio de la Espata
03:55 h - Aparcamiento de la Fuente del Paco
Desnivel: 936 metros en ascenso y los mismos en descenso.
Longitud: 10,88 km en total.
Itinerario: Aparcamiento - Refugio de la Espata - Piecervera - Bacún Norte (2.195 m) - Collado Bacún - Refugio de la Espata - Aparcamiento.
Dificultad: Fácil. Atentos a las marcas amarillas en la variante de Piecervera.



Powered by Wikiloc

Acceso: Desde Zaragoza tomamos la  A-23  hasta Jaca y desde allí la  N-330  hasta Villanúa. Nos dirigimos a la oficina de turismo y seguimos por la pista de Collarada (avenida de la Selva en su inicio), cuando lleguemos a la barrera seguir por la pista secundaria y tras cruzar el puente sobre el barranco de Bozuelo aparcar.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Salimos del aparcamiento de la Fuente del Paco (1.250 m). Hemos madrugado bastante (no son ni las 7). Terminamos de prepararnos y comenzamos a caminar hacia el refugio de la Espata.



Toda esta zona es terreno muy conocido para mí, en concreto vengo por este camino todos los años.


A los pocos minutos cruzamos el barranco de Piecervera, ojo con no seguir hacia la derecha por lo que parece un sendero (luego desaparece).


En el otro lado los hitos y algún poste nos ayudan a retomar el camino. Ojo porque este barranco en el deshielo baja con mucha agua y puede ser complicado cruzar, aunque hay otras alternativas que permiten llegar a la Espata sin cruzar barrancos.


El sendero comenzará a ascender con decisión hasta que, a los 15 minutos, llegamos a un claro donde cede la pendiente. Las nubes se tiñen con los primeros rayos del sol, el día por arriba está complicado.



Pasado el claro el sendero se vuelve a empinar. Y pensar que los corredores de la primera etapa de la Ultra de Collarada subieron por aquí corriendo...


Salimos a un segundo claro y se repite la historia: la pendiente cede y cuando nos volvemos a meter en el bosque vuelve a aumentar.



A los pocos minutos de subida desde el segundo claro, la pendiente cede por fin y el sendero va llaneando por un espectacular bosque.


Tras cruzar el barranco de Bozuelo afrontamos una última subida al refugio que puede hacerse algo durilla para algunos. Después salimos a la pista, la seguimos unos metros.


Así llegamos al refugio de la Espata (1.690 m) tras 1 hora de marcha. No me quedó claro si estaba abierto o cerrado, he entrado en unas cuantas ocasiones, en su interior hay algo de leña y unas literas viejas. Paramos unos minutos para curar alguna pequeña ampolla que le está saliendo a Alfonso. Por cierto, podríamos haber subido hasta aquí en el 4x4 de Caminos de Collarada o en nuestro vehículo particular con el permiso (depende la época del año).


Buenas vistas hacia nuestros objetivos: la Punta Espata y el Bacún Norte (loma del centro-derecha de la foto). El día no me transmite demasiada confianza debido a las nubes que cubren toda la zona.


Tras la parada seguimos y pasamos al lado del abrevadero (algo complejo coger agua) tras cruzar el pastor eléctrico. 


A los pocos metros estaremos atentos para tomar el desvío clave, al otro lado del barranquillo junto al que vamos veremos una piedra con pintados amarillas.




Cruzaremos y tomaremos un sendero marcado por estacas y puntos amarillos que cruza el claro y avanza hacia el bosque.


A los pocos minutos llegamos a otro claro donde el sendero se pierde un poco y vuelve a aparecer en el borde del bosque (pintura amarilla). Paramos a hacer alguna payasada.




Cruzaremos un pequeño barranco y continuaremos por el sendero, que toma dirección Oeste y parece alejarse de nuestro objetivo.


De momento ganamos altura muy suavemente, casi de forma inapreciable. Esa será la tónica general hasta salir al lomo, desde el refugio solo ganaremos unos 100 metros de altitud.



Haremos una pequeña subida para pasar por encima de una pequeña pared rocosa (no se ve desde el sendero) y después cruzamos una zona con el suelo desvestido.


El sendero no es del todo claro pero si seguimos las marcas amarillas no tendremos dificultades.


Tras 30 minutos (ritmo suave) desde el refugio de la Espata salimos al lomo de Piecervera (1.800 m). Desde la puntita de la foto, que queda a la derecha cuando salimos al lomo; se obtiene una buena panorámica.



Como el día no está para perder el tiempo, comienzo a tirar hacia arriba por el lomo divisorio. Nada más comenzar nos enfrentaremos a un repecho durillo entre algunos ejemplares de pino negro. 


Por momentos parece que el sol quiere hacer acto de presencia.


¡Menuda pendiente!. Para que os hagáis una idea, con cada repecho ganamos unos 150 metros de desnivel en apenas 350 metros lineales: rampas del 40%.


Superado el primer repecho vemos lo que resta hasta la cima, que, como me temía, de vez en cuando queda cubierta por las nubes.


Hago esta foto al siguiente repecho (el segundo), también nos hará apretar los dientes. En días despejados, esta subida ofrece mejores vistas que la normal (por donde bajaremos), hoy no podremos disfrutar de ellas.



El refugio de la Espata, ya 230 metros más abajo.


Aquí las vistas desde este punto en un día mucho mejor coincidiendo con la salida del sol. La foto es del 15 de Julio, cuando subíamos a nuestro puesto como voluntarios de la Ultra de Collarada.


Tras la pequeña parada para fotos continuamos con la subida. Vista atrás, se aprecia por donde subimos.


Y hacia delante, aun queda. Como véis el terreno aquí en algo más pedregoso.


Superado el segundo repecho, ya vemos la cima; las nubes van subiendo y bajando. Además corre un viento frío bastante desagradable, ¡es lo que hay!.



Y de repente despeja ligeramente y vemos como la nube supera los Bacún y viene hacia nosotros rápidamente. En cuestión de segundos perdemos la visibilidad.


Como ya he estado por aquí varias veces y ambos conocemos la zona decidimos seguir hacia arriba, no vemos nada más allá de 5 metros.




En un momento en el que las nubes suben un poco, hago esta foto hacia la cima; estamos en el último repecho, el más suave de todos.


Una vez superado salimos al lomo del Bacún, que hace de divisoria entre la zona de Iguacel y Villanúa; por ello encontraremos algún hito que divide estas dos zonas. Seguimos hacia la izquierda (Norte) sin casi ascender.


Y llegamos a la cima del Bacún Norte (2.195 m). La marca un hito caído y una piedra con el nombre del pico, las vistas hoy son nulas y, tras abrigarnos un poco; decidimos que lo mejor es descender hacia el refugio. Nos ha costado 55 minutos desde que salimos al lomo de Piecervera y en total 2 horas y 25 minutos.



Las vistas en un día claro son muy buenas hacia el macizo de Collarada, la zona de Jaca, los Lecherines y la Partacúa.




Así pues sin detenernos mucho en la cima comenzamos el descenso hacia el refugio. Lo vamos a hacer por la ruta normal, es decir; primero bajaremos al collado Bacún y luego descenderemos por las laderas herbosas hasta el refugio. 


Por lo tanto, comenzamos a descender en dirección norte hacia el collado.
Vamos encontrando alguna señal e hitos divisorios. En días claros no hay pérdida.



Y llegamos al collado Bacún (2.037 m) tras 15 minutos desde la cima. Pongo debajo una foto de este tramo de la bajada visto desde la Punta Espata. Y hablando de la Punta Espata, queríamos subirla pero con este tiempo decidimos dejarla para otra ocasión.



Ahora tiramos hacia las laderas herbosas de la izquierda (Este) y poco a poco iremos desviándonos hacia la derecha. Vamos dejando arriba las nubes. A ratos la pendiente es bastante fuerte.




Nuestras amigas las vacas tienen aquí su paraíso.



Como el día por aquí está mucho mejor decidimos parar a almorazar: un buen bocata de jamón con tomate, queso, fuet,... ¡que no falte de ná!. Además vemos como las nubes juegas con las cimas más altas del macizo.



Recogemos todo y continuamos descendiendo, primero bajamos al vallecito por un sendero bastante marcado que nos evita entrar en "la fiesta del pincho" ya que hay cardos por todos lados.




Una vez en el valle seguimos hacia abajo para llegar al refugio de la Espata en 35 minutos de marcha desde el collado. Y de allí hasta el aparcamiento por el mismo camino que a la ida cerrando la ruta en algo menos de 4 horas.




Nota: los comentarios siempre son importantes para el autor del blog, animaros a comentar.
¡Hasta la próxima!