sábado, 28 de diciembre de 2019

Pacino (1.965 m) desde Sallent de Gállego

El Pacino o Pazino (1.965 m) es una de las cimas más conocidas y visitadas del valle de Tena. Se alza al sur de Sallent de Gállego y aunque tiene una altura bastante modesta su posición aislada en mitad del valle la convierte en un gran mirador de todo el valle y sus montañas: desde Búbal hasta el Portalet. 

Además todas sus rutas de ascenso son bastante sencillitas: en esta ocasión usaremos la "normal" que sube desde la zona de Sallent de Gállego pasando por un bonito hayedo y la famosa torre de descompresión. No tiene dificultades técnicas y tanto el desnivel como la longitud son bastante llevaderos. Otras opciones más largas serían subir por la Tosquera o por las Crampas, e incluso desde el pueblo de Escarrilla.



Acceso: desde Zaragoza por la autovía  A-23  hasta Sabiñánigo. Allí la abandonamos para continuar  hacia Biescas por la  N-260 . Cuando alcanzamos dicha localidad, tomamos la  A-136  hacia Sallent de Gállego, entrando de lleno en el valle de Tena. Tras pasar el embalse de Lanuza aparece el desvío hacia el pueblo de Sallent, pero NO entraremos. A los 900 metros de pasar el desvío, junto a una tubería verde, sale una pista a la izquierda a la que accederemos con cuidado, aparcar al fondo.

Fecha: 7 de Septiembre de 2019
Duración: -sin contar paradas-
00:00 h.- Aparcamiento
00:30 h.- Torre de descompresión
01:00 h.- Collado del Pacino
01:15 h.- Cima del pico Pacino
02:10 h.- Aparcamiento
Desnivel: 567 metros de subida y los mismos de bajada
Longitud: 7,37 km en total
Itinerario: Aparcamiento (km 18,5 A-136) - Selva de Sallent - Torre de descompresión - Hoya del Pacino - Collado del Pacino - Cima del Pacino (1.965 m). Vuelta por el mismo camino.
Dificultad: Muy fácil +. Perfecta para niños andarines. Salvo el tramo final que es algo más durillo, no tiene dificultades reseñables.




La mañana está perfecta en el valle, así que tras terminar de preparar las mochilas y echar un vistazo al panel informativo sobre la ruta, comenzamos a caminar siguiendo la pista de tierra que sale del aparcamiento (1.390 m).




Tras caminar durante casi 15 minutos, aparece un desvío perfectamente marcado hacia el collado de Pacino; así que abandonamos la pista para seguir avanzando por una senda bastante ancha (el PR HU-91).



Y a los 5 minutos el sendero se interna en un precioso hayedo, conocido como la "Selva de Sallent". Por aquí la subida se pone un poco más dura (hasta ahora había sido un paseo) e iremos ganando metros de forma sostenida hasta abandonar el bosque.



Recorrer este hayedo en soledad es toda una delicia, y hoy que voy sin prisas lo disfruto aún más. Además, la última vez que pasé por aquí las hayas todavía estaban desnudas tras el invierno, y ahora con hojas el sol crea bonitas luces que le dan aún más magia al sitio.




Cuando llevamos media hora de ruta salimos del hayedo y pasamos junto a la famosa torre de descompresión (1.608 m) de la tubería que proviene del embalse de Escarra. Reaparece nuestro pico tras un buen rato sin verlo, y las vistas empiezan a ser interesantes hacia el valle del Aguas Limpias.




Y, de frente, vemos lo que nos viene: varios zigzags del sendero nos llevarán cómodamente y sin dificultades hasta el collado del Pacino, y desde allí la cosa se pondrá más tiesa hasta la cima, aunque tampoco encontraremos demasiadas dificultades. 



Entramos de nuevo en el hayedo... tan solo son unos instantes, pero la curiosidad me gana y sigo unas huellas que me llevan hasta un mirador natural de toda la Selva de Sallent. ¡Seguimos para arriba!.




La torre de descompresión se va quedando abajo... y es que tontamente ganaremos más de doscientos metros de desnivel desde allí hasta el collado. Durante la subida a nuestra izquierda queda lo que parece un pequeño circo, denominado la "Hoya del Pacino".




No puedo evitar ir parándome... el Palas es un pico que siempre me llama mucho la atención por su aspecto inexpugnable, me acuerdo perfectamente del día en que lo subí.



Y llegamos al collado del Pacino (1.826 m) tras 1 hora de subida. Desde aquí diversos carteles nos marcan opciones de continuar la ruta: bajar a Escarrilla, al embalse de Escarra... o subir a la cima, que es lo que vamos a hacer nosotros.



Pero antes hago una pequeña parada para las fotos, porque si las vistas ya eran buenas hacia el norte (zona de Lanuza, Sallent y Formigal), ahora hacia el sur aparece la imponente sierra de la Partacua. 



Tras la parada toca afrontar los 150 metros de desnivel que nos separan de la cima. La subida se endurece bastante en el tramo inmediatamente posterior al collado, pero luego la pendiente va cediendo poco a poco.



Con tanta parada he tenido que pegar un buen acelerón para pillar a mi padre, pero ahoraya lo tengo a tiro y se que incluso lo voy a pasar jejeje, si es que soy "un picao".



La senda, que hay ido avanzando más o menos por el "filo" del lomo; bordea una pequeña antecima para, finalmente, dejarnos en la cima del pico Pacino (1.965 m). Han sido 15 minutillos desde el collado y en total 1 hora y 15 minutos.



La posición privilegiada del Pacino hace que sea un magnífica mirador de todo el valle de Tena:
Hacia el Sur: la Partacua y Collarada.

Hacia el Oeste: Formigal y la zona del Portalet.

Hacia el Norte: Sallent y los primeros tresmiles pirenaicos.

Hacia el Este: la zona de Panticosa.

Ahora un poco de zoom: Punta Escarra y la Pala de Ip.

Peña Telera y delante suyo el Tarmañones.

Los Infiernos y sus marmoleras.

El impresionante Midi d'Ossau.

Sallent de Gállego y la cascada "El Saldo".


Tras un buen rato en la cima, llega la hora de volver al coche. Así que, desandamos el camino de subida pasando primero por el collado del Pacino (10') y más tarde por la torre de descompresión (25' más).



También volveremos a cruzar el maravilloso hayedo, para finalmente desembocar en la pista y llegar al aparcamiento tras 55 minutos de descenso desde la cima y 2 horas y 10 minutos de actividad.



En resumen: una ruta sencilla y con grandes vistas a la que dedicar una mañana entera para hacerla con tranquilidad. Apta para niños andarines y para gente que quiera una visión general del valle.

Espero que os haya gustado. ¡Hasta la próxima!.

sábado, 21 de diciembre de 2019

Refugio Cabaña Verónica desde Fuente Dé

Aprovechando que estoy de vacaciones familiares en Cantabria, decido plantear una salida a los Picos de Europa. Para sorpresa y alegría mía mis padres aceptan así que decidimos ir al famoso teleférico de Fuente Dé, en la zona de Liébana; corazón de los picos de Europa.

Aunque llevaba idea de hacer alguna actividad más seria, finalmente la falta de tiempo me llevará a subir a la Cabaña Verónica, el refugio de montaña guardado situado a más altitud de los Picos de Europa (2.325 m). Este curioso refugio se encuentra rodeado por multitud de conocidos picos: los Horcados Rojos, la Peña Vieja, el Tesorero y no muy lejos anda el Urriellu o Naranjo de Bulnes.

Esta ruta es una de las más clásicas de la zona ya que no tiene demasiadas dificultades, es corta y cuenta con el apoyo del teleférico. Además el entorno es impresionante con multitud de afiladas cimas y un paisaje caótico de roca kárstica.



Acceso: Desde Santander, tomamos la  A-67  hasta Torrelavega y desde allí continuamos por la  A-8  hasta la localidad de Unquera, donde nos desviamos para continuar por la  N-621 , que tras atravesar el bonito desfiladero de la Hermida, llega a Potes (declarado uno de los pueblos más bonitos de España). Allí cogemos la  CA-185  hasta Fuente Dé.

Fecha: 21 de Agosto de 2019
Duración: -sin contar paradas-
00:00 h.- Estación superior del teleférico
00:10 h.- Horcadina de Covarrobres
00:20 h.- La Vueltona
01:00 h.- Cabaña Verónica
01:30 h.- La Vueltona
01:35 h.- Horcadina de Covarrobres
01:40 h.- Estación superior del teleférico
*Horarios a ritmo muy rápido, lo normal es tardar entre 3 y 4 horas en total.
Desnivel: 561 metros en ascenso y los mismos en descenso
Longitud: 9,89 km toda la ruta.
Itinerario: El Cable - Horcadina de Covarrobres - La Vueltona - Cabaña Verónica - La Vueltona -  Horcadina de Covarrobres - El Cable.
Dificultad: Fácil +. Camino perfectamente marcado pero sin olvidar que estamos en una zona de montaña con las complicaciones potenciales que eso conlleva. Terreno muy pedregoso.



Estamos en Fuente Dé (1.070 m), uno de los puntos más emblemáticos de los Picos de Europa, y me atrevería a decir que el más visitado de su parte cántabra.
Hacemos fila para coger los billetes del famoso teleférico que nos ayudará a superar el impresionante circo glaciar que cierra el valle. Aunque hemos madrugado, la espera supera las 2 horas así que aprovechamos para comer abajo mientras disfrutamos del espectacular entorno.



Tras esperar casi 3 horas para coger el teleférico por fin nos toca subir. Se salva un desnivel de más de 750 metros en apenas un par de minutos. Si se va en plan familiar o se dispone de poco tiempo merece la pena utilizar esta ayuda, aunque otra opción sería subir a pie desde Fuente Dé (sumar 2 horas de subida y 1 hora y media de bajada).



Ya subiendo hacia la estación superior "sobrevolamos" el aparcamiento y todo el circo glaciar de Fuente Dé. La gente con mucho vértigo sufre en poco durante el trayecto, pero para el resto es recomendable acercarse al cristal y disfrutar.



El teleférico nos deja en la estación superior, conocida como "El Cable" (1.823 m). Es como un pequeño complejo de alta montaña con su cafetería, museo, servicios y tiendas. Además, hay un montón de "balcones" con grandes vistas hacia el valle y los picos del entorno.





Como voy bastante justo de tiempo (me va a tocar correr de hecho) decido no entretenerme más y comienzo a caminar hacia la Cabaña Verónica siguiendo el único camino existente, que está muy concurrido y perfectamente señalizado.



En estos primeros metros voy ganando desnivel de forma muy suave mientras dejo a mi izquierda los pequeños lagos de la Lloroza; un pequeño oasis en este mundo de roca caliza que son los picos de Europa.




A los 10 minutos de recorrido llego a la Horcadina de Covarrobres (1.933 m), un collado que nos da paso a la zona del refugio de Áliva y las impresionantes paredes este de la Peña Olvidada, la Peña Vieja (uno de los grandes de la zona) y los picos de Santa Ana.




En el collado encontramos varias bifurcaciones, nosotros seguimos las indicaciones hacia los Horcados Rojos (para ir hacia la cabaña Verónica). Así pues ahora nuestro sendero avanza por la pedrera bajo los paredones de la Peña Olvidada, aunque está muy bien trazado y no es nada incómodo.




En otros 10 minutos a ritmo rápido, el amplio sendero por el que caminábamos hace un giro de casi 180 grados, esta zona es conocida como "La Vueltona" (1.940 m). Ahora sí que sí seguimos hacia el refugio y la senda (ya más montañera) comienza a ganar altura de forma más visible.



Así pues continuo ascendiendo en dirección noroeste alternando pequeños repechitos con zonas algo más descansadas. Lo "bueno" de haber salido tarde es que me cruzo con poca gente y puedo disfrutar de la zona casi en soledad.



Me llama la atención la dureza y contundencia de la zona, que tiene multitud de depresiones secas como el "Hoyo Sin Tierra". Además, a estas horas la roca desprende bastante calor y parece que estemos en un horno, a lo tonto es de los días que más agua he bebido. Por cierto, la subida está balizada con las marcas blancas y amarillas de PR (es el PR-PNPE 23).



Ahora el sendero traza varias zetas bajo los paredones de la Peña Vieja, de hecho en una de ellas sale el desvío hacia la Canalona, que es por donde se sube a la cima. Pero hoy no podrá ser por la falta de tiempo... así que continúo por mi camino hacia el refugio.



La subida me deja en un pequeño hombro (2.240 m) bajo la Torre de los Horcados Rojos; la estampa es fantástica. Llevo 45 minutos de ruta (a ritmo bastante fuerte), ¡ya veo que queda poco!.



El sendero desciende unos metros y luego realiza un rápido ascenso hasta un collado (2.273 m) desde donde ya tenemos a tiro la cabaña Verónica. Otra opción desde aquí sería continuar hacia los Horcados Rojos pero hoy tampoco podrá ser (maldita falta de tiempo).



Comienzo la última subida hacia el refugio bajo la mitrada del bonito pico Tesorero. De repente, comienzo a oír el sonido de unas aspas, a los pocos segundos veo aparecer el helicóptero de rescate a pocos metros de mí; carga rápidamente a la persona herida y se tira en picado hacia el valle, ¡impresionante labor!




Y, por fin, alcanzo la cabaña Verónica (2.325 m), el refugio situado a mayor altitud de los Picos de Europa. Este pequeño refugio con forma de iglú es bastante curioso: está construido aprovechando una cúpula antiaérea de un portaaviones americano. Tiene capacidad para 6 personas.
Me ha costado algo menos de 1 hora, la verdad es que he subido muy rápido, porque lo normal es tardar un par de horas.




Las vistas desde esta atalaya no están nada mal, por lo que aprovecho para estar 10 minutillos contemplando el paisaje mientras echo un trago y pico algo.
Hacia el suroeste: detrás de esos picos está la zona de Liordes.

Hacia el sureste un impresionante mundo vertical de picos y agujas.

Y hacia el norte tenemos al lado el pico Tesorero.

Mirando hacia el sur puedo localizar la estación del teleférico, a donde tengo que regresar.

Así pues tras una corta estancia en el refugio me toca comenzar a bajar. Seguiré el mismo camino que a la subida y como tampoco voy demasiado sobrado y no quiero hacer esperar a la familia aprovecharé para bajar corriendo en muchos tramos.



Mientras voy bajando la niebla comienza a ganar terreno y crea bonitas imágenes al chocar contra las paredes rocosas. Al final el cielo se quedaría totalmente cubierto, llego a tardar un poco más y me pilla...




Paso por la Vueltona y también por la Horcadina de Covarrobres, ¡esto ya está hecho!. Estoy contento ya que dudaba bastante que me diera para hacer algo "majo", y aunque la falta de tiempo me haya trastocado los planes, he salvado el día; ¡habrá que volver!.



Con la niebla tapando ya el sol llego de vuelta a la estación superior ("El Cable") tras 40 minutos de descenso, cerrando la ruta en 1 hora y 40 minutos... bastante rápido (de normal cuesta unas 3 horas y media).



Me reúno con la familia y esperamos nuestro turno para bajar a Fuente Dé, no tendremos que esperar demasiado, aunque con la fila que había habrá gente que casi bajará de noche seguro... de paso aprovecharemos para comprar algún recuerdo...


Ya de vuelta en Fuente Dé finalizamos la jornada satisfechos con como ha resultado finalmente la jornada. ¡Espero volver pronto!.

Espero que os haya gustado, a ver si me pongo las pilas con las entradas atrasadas jejeje.