domingo, 11 de agosto de 2019

Collarada (2.886 m) desde Villanúa por el Camino Viejo

Collarada, con sus casi 2.900 metros de altitud, es la montaña más alta de la Jacetania y la máxima altura que encontraremos si venimos del Atlántico. Una ascensión obligada para todo pirineísta. Bien visible desde Jaca e incluso desde Zaragoza, presenta numerosas vías de ascenso: por su cara sur desde Villanúa (por la Trapa, la Espata, desde el pueblo, ...), por su cara este desde Canfranc (vía Russell, Curuyé) y las de la cara norte por el circo de Ip.

Esta vez me animo a darme la palicilla que supone subirla desde el pueblo de Villanúa, situado dosmil metros por debajo de la cima, siguiendo el camino viejo de Collarada. Esta subida coincide con el recorrido de la afamada 2KV de Collarada, una carrera de montaña que se celebra todos los años aquí y en la que participo como voluntario.




Acceso: desde Zaragoza por la cada vez más avanzada  A-23  hasta Jaca. Allí tomar dirección Canfranc y Francia por la  N-330  hasta llegar a la localidad de Villanúa. Casi al final de la travesía del pueblo desviarnos hacia la oficina de Turismo y la cueva de las Güixas. Aparcar allí mismo.

Fecha: 3 de Julio de 2.019
Duración: -horarios rápidos, sumar al total 2 horas más. Paradas no incluidas-
00:00 h.- Villanúa
00:25 h.- Dolmen de Letranz
00:35 h.- Prados de Moscasecho
01:30 h.- Refugio de la Trapa
01:40 h.- El Achar. Cadena
01:50 h.- Los Cubilares
02:30 h.- Llano de los Campanales
03:20 h.- Canal a la cima
03:30 h.- Cima de Collarada (2.886 m)
04:05 h.- Llano de los Campanales
04:55 h.- Refugio de la Trapa
05:50 h.- Villanúa
Desnivel: 2.016 metros en ascenso y los mismos en descenso.
Longitud: 17 km subir y bajar.
Itinerario: Villanúa - Letranz - Moscasecho - La Trapa - El Achar - Los Cubilares - Llano de los Campanales - Canal - Collarada (2.886 m). El "camino viejo" de Collarada.
Dificultad: Media +. Técnicamente solo encontraremos trepadas fáciles en el Achar y en la canal de subida a la cima, pero el desnivel es muy considerable y hace elevar la dificultad. Solo gente con buena forma física.




La subida comienza junto a la oficina de Turismo de Villanúa (950 m). Tomamos el camino empedrado y los sucesivos desvíos hacia Collarada y la Trapa que nos llevan a ascender por unas escaleras.



El reloj marca las 7 de la mañana y las primeras luces iluminan los Lecherines. 


A los 10 minutos el sendero conecta con la pista de Collarada, que llega hasta la Trapa. Solo la seguiré unos pocos metros ya que en la siguiente curva un cartel me marca la continuación del camino.



Villanúa ya va quedando abajo. La subida es constante durante los 8,5 kilómetros que hay hasta la cima y en los que se ascienden más de 2.000 metros de desnivel... me toca llevar un ritmo ligero pero que no me quite fuerzas, que queda mucha subida...


Ahora el sendero cruza una pista secundaria en varias ocasiones, en varias ocasiones caminaremos por ella unos metros (en sentido ascendente) hasta ver los hitos, marcas de pintura o señales que nos marcan el punto donde retomar la senda. 



El sendero deja atrás un terreno de bojes, aliagas y erizones para adentrarse en un bosque con predominio de pinos que no me abandonará hasta la Trapa.



Sobre todo el último cruce es algo enrevesado: a la derecha vemos la pista principal y a la izquierda llega la secundaria que venimos cruzando; debemos descender un pelín por la secundaria para ver en seguida la continuación del sendero.


Tras este tramo algo más enrevesado alcanzo el dolmen de Letranz (1.150 m). Llevo 25 minutos de subida y solo 200 metros de desnivel, aunque a partir de ahora "iré mejorando los registros"



El sendero bordea el prado donde se encuentra el dolmen y vuelve a ascender tranquilamente hasta alcanzar los prados de Moscasecho (1.250 m) en 10 minutos desde el dolmen.



Tras cruzar de nuevo la pista de Collarada (aquí conectan los que vienen desde la barrera) surge un desvío hacia la Trapa por los Azús, pero nosotros continuamos por el conocido como "camino viejo".


Tras cruzar la pista por última vez el sendero retoma la subida y lo hace ascendiendo con decisión tras cruzar un pequeño barranco que hoy bajaba casi seco. Algunas zetas ayudan a suavizar la subida.



Sin duda este tramo es mi favorito en la subida a la Trapa, quizás el más exigente pero para mí el más bonito: abundan flores como los lirios y el ambiente ya es de montaña sin cruces de pista.



Finalizado el tramo de subida el camino nos da un respiro para, ya cerca del refugio, volver a endurecerse por unos minutos hasta finalmente ceder de nuevo cuando ya abandonamos el bosque.



Así, llegamos al refugio de la Trapa (1.750 m) tras 1 hora y 30 minutos desde el inicio. Está situado en una bonita zona de prados salpicados de pino negro, además en muy buen estado y abierto. Hasta aquí llega la pista de Collarada y antiguamente el servicio de taxi.



Tras hacer una pequeña parada para beber y comer algo continúo hacia Collarada por la senda que sale detrás del refugio.



Rápidamente se alcanza la base del paso del Achar, el punto débil de la muralla y por donde accederemos a la zona superior del macizo mediante una sencilla trepada (I) con ayuda de una cadena.



Aunque para llegar a la cadena primero nos espera una subida de casi 100 metros siguiendo rastros de senda y las marcas de la PR-HU-1. Los campos de la Trapa ya quedan abajo.



Llegamos a la cadena (1.850 m): primero nos ayuda a cruzar al otro lado de la canal para finalmente ascender ya en busca de los prados superiores. No es para nada difícil pero si algo expuesto y con la roca un poco pulida (I).



Llevo 20 minutos desde el refugio cuando dejo atrás el paso del Achar. Collarada, todavía lejana, vuelve a aparecer tras un buen rato sin verla, aún queda tajo... 



Se deja a la derecha el antiguo refugio del Trapal (1.950 m), que hoy en día está ruinoso y bien rodeado de ortigas... Los sarrios me ven a lo lejos y rápidamente desaparecen por las laderas.




Ahora iré remontando las laderas herbosas hacia el llano de los Campanales. Al principio hay una senda más o menos clara pero según se va ganando altura desaparece y nos guiaremos de los hitos y de la manguera que sube por aquí.



Se alternan repechos cada vez más duros con pequeños descansillos. Por suerte hoy no hace mucho calor y puedo subir ligero por aquí, ¡que tengo que llegar a comer a casa!.




Tras una última subida que se parece que no acaba llego al llano de los Campanales (2.405 m), un agradable rellano bajo los curiosos Campanales de Collarada. He subido en 1 hora y 5 minutos desde la Trapa y en total llevo 2 horas y 35 minutos.



Desde el llano voy subiendo hasta situarme por encima de un pequeño escalón rocoso que llevaba a la derecha. Ahora toca enfrentarse a la incómoda pedrera que nos dará acceso a la canal por la que treparemos hasta la cima.



En vez de ascender por el centro de la pedrera hago una diagonal ascendente hacia la derecha (cruzando un gran surco) hasta dar con un sendero bastante pisado y con hitos que me hará ahorrar tiempo y fuerzas.



Los más de 200 metros que se remontan por la pedrera son exigentes, pero me siento fuerte y sigo subiendo con decisión hacia la canal, que ahora tengo justo encima.



Tras sufrir la parte más inestable de la pedrera, llego a la base de la canal (2.790 m). Como siempre la canal derecha, aunque la izquierda también es practicable. Me coloco el casco y comienzo a trepar por la caliza evitando las zonas más expuestas a la caída de piedras. 



Primero yéndome un poco a la izquierda y luego a la derecha y tras varias trepadas fáciles (I) alcanzo la cresta, solo quedan una decena de metros hasta la cima... ¡esto está hecho!.



Y tras 55 minutos desde el llano de los Campanales, 2 horas desde la Trapa y 3 horas y 30 minutos desde Villanúa alcanzo la cima de Collarada (2.886 m)Estoy contento con el ritmo de subida: ligero pero sin llegar a agotarme en ningún momento, incluso tengo tiempo de quedarme un rato aquí arriba.



Las vistas son tremendas hacia todos lados, la pena es que hoy la calima resta mucha nitidez y no deja ver con claridad el horizonte.
El circo de Ip a nuestros pies hacia el norte.

Hacia el suroeste los valles Occidentales y parte de la subida.

Hacia el sureste la parte sur de este macizo de Collarada.

Villanúa, cerca de 2000 metros más abajo


Viendo que están creciendo nubes muy rápido y sabiendo que tengo que llegar a comer decido empezar a bajar. Destrepo la canal con cuidado y ahora bajo por el centro de la pedrera aprovechando la piedra suelta.



En apenas 35 minutos estoy de nuevo en el llano de los Campanales (2.405 m). Continúo bajando... ojo porque esta zona de laderas herbosas es más larga de lo que parece...



En 50 minutos más alcanzo el refugio de la Trapa, donde paro unos minutos a descansar. En total 1 hora y 25 minutos desde la cima. Solo queda el agradable descenso por el bosque hasta el pueblo.



Conviene no hacer mucho caso a los tiempos que marcan las señales puesto que son bastante exagerados, tanto de subida como de bajada... Qué gusto caminar a estas horas por la sombra...



Alcanzo los prados de Moscasecho (1.250 m) tras 35 minutos desde la Trapa. El reloj marca todavía la 1 de la tarde, ¡si me va a sobrar tiempo y todo!.



Y 20 minutos más tarde llego a Villanúa (950 m), donde cierro esta dura pero gratificante ruta a uno de los gigantes del Pirineo occidental. Han sido 2 horas y 20 minutos desde la cima y 5 horas y 50 minutos en total, aunque debo decir que he ido ligerillo.



Espero que os haya gustado. ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario